BUENOS AIRES: Franja Morada repudió el uso político de las Universidades Públicas

[19-11-15] En un duro documento firmado por el secretario general de la organización, Emilio Cornaglia, denuncian que “buscan sostener lla vigencia del proyecto nacional y popular a cualquier costo”

Hace algunas semanas, tras caer en la cuenta de que irse del poder era una posibilidad cierta, el kirchnerismo lanzó una serie de medidas tendientes a revertir la caída libre de su candidato en la imagen pública y sostener la vigencia del "proyecto nacional y popular" a cualquier costo.

La "campaña del miedo" llevada adelante primero de manera oficial y luego dejada en manos de kirchneristas "autoconvocados" se basó en sostener que "el cambio" traería consecuencias terribles para todo el país. Ningún argumento contrario sería escuchado, ninguna razón esgrimida sería tomada en cuenta. La bajada era repetir y sostener la hipótesis de un futuro trágico y oscuro, a como dé lugar.

En las calles, en organismos públicos, en hospitales o en los medios de comunicación oficialistas se repetian las consignas: la industria y la economía del país dejarían este presente de pleno empleo y produccion para dejar millones de personas en la calle y sin trabajo; YPF y Aerolíneas Argentinas dejarían de ser estatales para pasar a manos privadas y extranjeras; dejaríamos de disfrutar el Fútbol Para Todos y no tendríamos la posibilidad de enterarnos de los avances y conquistas del gobierno en el programa 678, entre otras tragedias de magnitud.

Algunas Universidades Públicas abandonaron la Autonomía consagrada constitucionalmente y se pusieron en campaña, para convocar institucionalmente a sus alumnos y docentes a "defender lo conquistado" y "acompañar al candidato del Proyecto". Incluso algunas Facultades declararon a través de sus Consejos Directivos la plena adhesión al "modelo nac&pop" de toda su comunidad educativa. No hace falta decir que estas maniobras constituyen un pisoteo inadmisible de la Autonomía Universitaria, ni que el apoyo homogéneo pretendido significa una conducta autoritaria y fascista que hecha por tierra las condiciones de libertad de pensamiento necesarias para ejercer el derecho de enseñar y aprender en plenitud.

Sin embargo, creemos necesario advertir que tras esta conducta desesperada se revela la matriz del pensamiento kirchnerista respecto a nuestras Universidades. Poco importa la producción de pensamiento científico o crítico, poco importan la pluralidad de voces y la democracia interna, poco importa la posibilidad de investigar o aprender en libertad. Se pretende una Universidad al servicio del Poder de turno, sumisa, disciplinada y condescendiente. Que no solo omita críticas y silencie a quienes levantan una voz opositora, sino que además se convierta en promotora activa de un proyecto cuyas bondades ya muy pocos ven.

Intentaron hacerlo contrariando los estatutos en la UBA; algunas autoridades y docentes de la UNNE quedaron en el ridículo pretendiendo hablar en nombre de toda la institución; forzaron declaraciones en la Universidad de La Plata que luego se toparon con un terrible rechazo. Por más que quieran doblegarnos, el reformismo universitario es el alma y vida de la Universidad Argentina, y como hace casi cien años, somos los estudiantes los que seguimos resistiendo al autoritarismo y los intentos por imponer un pensamiento único.

Emilio Cornaglia
Secretario General
Franja Morada

FUENTE:
UCR.ORG.AR