Como ayer, hoy y siempre - Nota de Opinión de Gustavo Barresi

Muchísimos correligionarios, independientes o simpatizantes de nuestro partido o de nuestra filosofía partidaria, nos mezclamos a través del FACE u otros medios de redes sociales, en descalificar, o auto flagelarnos, en lo que nosotros entendemos debe ser nuestra posición política.

El Radicalismo a través del tiempo, fue creando su propia estructura de pensamiento, que no vino siendo entregada por la voluntad divina, sino por una concepción moral y ética, ante los diversos problemas Argentinos.

Parados desde una visión Kantiana primero y luego profundizando el krausismo, el radicalismo a través del tiempo, con mayor o menor exposición fue creando una filosofía propia, que se vio siempre plasmada en nuestra profesión de fe Doctrinaria o en los documentos tan fundacionales como los de Avellaneda, en las impronta y gestiones de nuestros grandes referentes, como Amadeo Sabattini, Moisés Lebenshon, Crisologo Larralde, Arturo U. Illia y sus notables colaboradores, los primeros coordinadores de Setúbal, la contradicción fundamental, la mística moralizadora y empírica de los jóvenes del 80’ los secundarios y universitarios de la Franja, etc. El documento fundacional del movimiento de renovación y cambio, y las palabras los hechos y los mensajes siempre presentes de Raúl Alfonsin.

Después de ello poco y nada, se desarrollo en el seno partidario una importante diáspora en donde la falta de liderazgos, fue el motivo fundamental de las periódicas desviaciones, la falta de contar con el manual Radical y las experiencias pasadas, nos llevaron a claudicaciones y como consecuencia de ello, a la confusión de los militantes, simpatizante afiliados y del electorado Partidario.

La crisis del 2001, no fue ni será gratis, el oscurantismos de esos años nos marco las profundas desviaciones del proyecto de partido y de país, (que empezaban a escribir los revolucionarios del 90` y los gobiernos radicales del 1916 a 1930.

El encauzamiento no fue menos doloroso, en las manos de los ya nombrados Sabattini, Guemes, Illia, Lebenshon y tantos otros correligionarios).

A los que nos toco, estar al frente del partido en nuestros pueblos en esos turbulentos años, cuando nuestros “dirigentes” emigraban, nos hizo cumplimentar un curso acelerado de recuperación y fortificación partidaria, pero en muchísimos casos, eso produjo que cada uno viera, al Radicalismo como le gustaba o como mejor le calzaba a sus interés personales, respetando muy poco su historia.

Fue así que llegamos hasta el 2011 a los ponchazos, como mejor nos marcaba la coyuntura, con muy poco norte, y menos perspectiva de partido integral nacional y popular.
Esto trae una enseñanza, que nos falta mucho por aprehender, pero muchísimo mas a los que se piensan que son “dirigentes”, ellos son los que no deben claudicar ante la historia, pero nosotros debemos estar ahí a la vanguardia. Para no decir, que dijimos, que avisamos y despedazar lo poco que nos queda como partido nacional.

Las claudicaciones se pagan caro, en el plano nacional, provincial y municipal, y hoy mas que nunca en política (creo yo) se debe hacer lo que se debe y no lo que se puede, ser o no furgón de cola de algún proceso, a veces te puede servir, pero si en ese tiempo no lo utilizamos para crecer, para formar idea, focalizar pensamiento, seremos uno mas en el entramado nacional, y dejaremos de ser Opción y alternativa, para convertirnos en convidado de piedra y simples partener, de una realidad que nos es buena, por que faltan aun mas libertades y cada día crecen mas los dolores populares.

Los Jóvenes y los que no lo son, los que empezaron hace poco a abrazar, esta noble causa, y los mayores que se decidieron a dar batalla, generalmente son los que mas visión real del Radicalismo tienen, debemos dejar de ser relatores para convertirnos en soldados activos de la causa, aquella que decía; NUESTRA CAUSA ES LA CAUSA DE LOS DESPOSEIDOS PARA ALGUNOS SERA UNA METAFORA PARA OTROS UNA ENTELEQUIA, PERO PARA NOSOTROS DEBE SER UNA REALIDAD QUE SE CONSTRUYE TODOS LOS DIAS.

Por eso AMIGOS Y AMIGAS, todos podemos reconstruir y fortalecer al Radicalismo, solo debemos animarnos, el tiene las herramientas, el manual, y la solución, solamente nosotros debemos ser los nobles ejecutores de la idea y del pensamiento, pero esta no debe dirimirse en una sala de café, en las puertas hacia adentro de un comité, ( ese si debe ser el ámbito en donde discutiremos nuestras miserias, para luego salir firmes ante la sociedad con un proyecto serio y concreto) o en una pantalla de p.c.

Sino en la calle, con el vecino, en el kiosco, en el almacén, en el club de barrio etc. comprometiéndonos, participando y no ser solo avalistas de los de siempre, en nosotros en cada uno de nosotros esta esa esencia, esta el pensamiento, solo debemos animarnos y llevarlo a la practica, esa es una tarea de todos, ese es el desafió que hoy tenemos si queremos un país Libre, Justo Democrático y un RADICALISMO fuerte, que sea el ejecutor noble de la liberación nacional, y herramienta clave del verdadero cambio.

Porque como decía don Hipólito; "No estamos con nadie, ni en contra nadie, sino con todos y a favor de todos" 

¡Adelante Radicales! Podemos revertir la historia, pero debemos animarnos a hacerlo.

FUENTE:
GUSTAVO BARRESI