Fuerte rechazo del radicalismo a la designación de Zamora

Los principales referentes del bloque en el Senado no pudieron ocultar su desagrado por la decisión presidencial de impulsar al exgobernador de origen radical para el lugar que hasta ahora ocupaba Beatriz Rojkes.

Dicen que no hay peor astilla que la del mismo palo. De ahí que no sorprenda el fuerte desagrado exteriorizado por los radicales contra Gerardo Zamora, impuesto por la presidenta para el principal sitial del Senado, detrás del vicepresidente Amado Boudou.

Así lo dijo el presidente del bloque, Gerardo Morales, quien al ser consultado por la prensa se confesó sorprendido por la noticia y calificó al exgobernador santiagueño como “un traidor al radicalismo y un tránsfuga de la política”.

El legislador jujeño evaluó la decisión presidencial de imponerlo en la línea sucesoria como la confirmación de que Cristina Kirchner “tiene miedo de que los propios peronistas del gobierno la empujen, por eso no va a poner a peronistas” en ese cargo.

El senador anticipó que este viernes se reunirán para analizar cómo votar, pero dio por descontado que lo harán en contra de su excorreligionario.

Por su parte, el presidente del radicalismo y también senador nacional Ernesto Sanz calificó la noticia de la propuesta oficial a favor de Zamora como “un estrépito que estamos digiriendo”. Sanz señaló que Zamora ya “no tiene absolutamente nada que ver con mi partido” y adelantó que “la Unión Cívica Radical no va a votar la postulación de Gerardo Zamora como presidente provisional”.

“No estamos dispuestos a convalidarlo por muchas razones, pero fundamentalmente por respeto a nosotros mismos -dijo-. La Unión Cívica Radical es un partido político con mayúsculas que, por más que haya pasado en los últimos tiempos por distintos avatares, defiende el valor de la política, el valor de la lealtad, el valor de la política desde la ideología y no desde la conveniencia, y no estamos dispuestos a apoyar a una persona que se pasó de las filas del radicalismo y que obviamente a nosotros eso nos produce una huella que no superamos fácilmente”.

Consultado por radio Mitre, Sanz calificó como “un agravio” a la Unión Cívica Radical la designación de Zamora, y consideró que “también es un agravio a los propios senadores oficialistas”. Estimó que el mismo “no aparece en la superficie, pero estoy seguro que lo deben estar sintiendo, porque hay muchos senadores del kirchnerismo que han defendido a este Gobierno desde la lealtad, pero tengo la impresión de que muy poca gracia les debe estar ocasionando por estas horas que el máximo referente sea alguien que no proviene del propio kirchnerismo”.

FUENTE:
PARLAMENTARIO.COM