La UCR consolidada como la segunda fuerza nacional

La Unión Cívica Radical (UCR), en diferentes alianzas, consolidó su posición de segunda fuerza nacional en los comicios legislativos de ayer y mejoró su performance en algunos distritos en relación a las primarias de agosto.

La UCR y sus aliados y el Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) se ubicaron en la categoría diputados nacionales como la segunda minoría a nivel nacional con el 21,38 por ciento de los votos, sumando además el 2,57 de Unen, detrás del Frente para la Victoria que consiguió el 33,15, con el 97,34 de las mesas escrutadas.

Según los resultados totales difundidos por la Dirección Nacional Electoral, el radicalismo logró buena performance en distritos de peso electoral como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza, pero también tuvo algunas victorias en provincias de tradición justicialista como Jujuy (40%), Catamarca (40%) y Santa Cruz (en esta última el radical Eduardo Costa se impuso con el 42,13 por ciento de los votos).

Por otra parte, el más que centenario partido recuperó posiciones en distritos como Río Negro y La Rioja, y revalidó títulos en Corrientes, única provincia que gobierna.

En Buenos Aires, la alianza entre la UCR, el GEN y otras fuerzas, que llevó a Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín a la cabeza de la lista de diputados nacionales, logró (casi con idéntico resultado) mantenerse en el tercer lugar obtenido en las PASO, con el 11,8 por ciento de los sufragios.

En tanto, el gobernante Frente Progresista Cívico y Social de Santa Fe, que llevaba al titular del Comité Nacional de la UCR, Mario Barletta, como compañero de lista del socialista Hermes Binner, obtuvo el 42 de los votos, un punto más respecto de agosto.

En Córdoba, con 22,66 puntos y a casi 4 del oficialista Unión por Córdoba, la lista encabezada por el radical Oscar Aguad, se ubicó en el segundo lugar.

Con el sello radical, en Mendoza, el exvicepresidente Julio Cobos superó su marca en las Paso, cuando alcanzó el 44 por ciento de los sufragios y se impuso con el 47,72 por ciento, sobre el gobernante Frente para la Victoria (FpV), que alcanzó 27,13.

En Catamarca -bajo la estructura del Frente Cívico y Social-, la UCR ganó (40%), pero apenas con un punto y medio de ventaja sobre el kirchnerismo (38,69), dos años después de haber perdido el gobierno del distrito, que está en manos del Frente para la Victoria.

La UCR correntina se alzó con casi la mitad de los votos de la provincia, donde el oficialista Encuentro por Corrientes obtuvo 46,98 puntos, sobre el FpV que obtuvo el 42,72.

En la Rioja, en cambio, el radicalismo no pudo revalidar la victoria que había obtenido en agosto y quedó en el segundo lugar (46,50) detrás del oficialista frente para la Victoria (47%).

El radicalismo llegó al segundo puesto en Chaco, La Pampa, Misiones, San Luis, Tucumán y Formosa, mientras en Río Negro, el exgobernador y candidato a diputado Miguel Saiz quedó ubicado en el tercer lugar con el 16,07 por ciento de los sufragios, detrás del oficialista FpV, que triunfó con el 50,77.

También en Jujuy, en el marco del Frente Jujeño, la UCR que comanda el senador Gerardo Morales consiguió el primer lugar, superando por poco más de un punto al kirchnerismo.

Los radicales corrieron con menos suerte en Entre Ríos, donde alcanzaron el tercer lugar, mientras en San Juan se ubicaron cuartos, y en Salta y Tierra del Fuego quedaron detrás del cuarto puesto en las preferencias del electorado.

Una mención aparte merece el caso de la ciudad de Buenos Aires, donde el frente Unen (UCR,CC-ARI, Proyecto Sur, PS y otras fuerzas) alcanzó el segundo lugar con el 32 % y casi el 28 por ciento de los votos para las categorías de diputados y senadores nacionales, respectivamente.

En Santiago del Estero, donde, con el 48,25 por ciento de los votos, triunfó la alianza encabezada por el radical K, Gerardo Zamora, la UCR -bajo el sello del Frente Progresista Cívico y Social- quedó en un lejano tercer lugar con 14 puntos.

Con estos resultados, el radicalismo y sus aliados (Unen y FAP) obtendrían en diputados 36 nuevas bancas, que sumadas a las 25 con las que ya contaban, sumaría un interbloque de 61 escaños.

En el Senado, en tanto, conseguirían 3 nuevas bancas que se sumarían a las 16 actuales.

FUENTE:
TÉLAM