NOTA DE OPINIÓN: UN PAÍS QUE AGONIZA POR UNA ACTITUD

Dos caminos podemos prever respecto a la reacción del gobierno frente al escenario que vivimos por estos días... Un primer escenario es el judicial, esperando el resultado que decida la Corte Suprema de la Nación referido a la ley de democratización de la justicia. 

Si la noticia es desfavorable al Gobierno hay dos caminos que este podría tomar. El primero es aumentar directamente el numero de la Corte, que no les resultaría difícil, como ya lo anunciáramos en un anterior artículo, y el otro camino que es el más estremecedor por su contundencia política, es el anuncio del traslado de la capital al sur como consecuencia de la ingobernabilidad que sufre esta gestión nacional y popular.

Imagínense que los argumentos que difundirá el gobierno por cualquiera de esos caminos que opte van a estar plagados de falsedades y solo se busca el privilegio político y jamás el beneficio social. Por el contrario lo que se quiere lograr es la reacción del pueblo, el fastidio, el hastío, y la parálisis general del país.

Ninguna de sus promesas sobre SALUD, EDUCACION, TRABAJO, SEGURIDAD fueron cumplidos hasta el día de hoy. ¿a quién le van a vender semejante pescado para creer que puedan cumplir con esas mismas promesas? porque se cambie el domicilio de la Capital Federal. Insisto con este macro-tema absorbería mediáticamente cualquier otro acontecimiento social y político.

Por el contrario creo que se anidan deliberadamente mas focos de confusión en la estrategia del gobierno para desorientar a la gente en general. Por supuesto que el gobierno tiene un enemigo imbatible que son los hechos imponderables y que trabajan sobre otros planos del destino el cual no tiene acceso.

Es muy difícil imaginar cualquier actitud del gobierno que no traiga en forma oculta otra intención a la que difunde. El pueblo debe aprender a saber escuchar la intencionalidad de las palabras y de los gestos para descubrir la verdadera intencionalidad. 

Jamás este gobierno hizo una movida de buena fe. Siempre fue con malas intenciones anuncie lo que anuncie y donde lo anuncie. Siempre es una puesta en escena y con el relato mas maquillado que pueda haber en política. Por supuesto que hay actores que les puede salir bien pero hay otros que ya están oxidados y ni se los puede pulir porque tienen un espíritu que no se lo permite.

Hay espíritus que vienen mal desde el principio y su actitud en su vida solo trae desgracia y sufrimiento para su propia vida y para todos los demás. Aquellos que han votado a este gobierno les aconsejo que no lo sigan haciendo porque siempre va a ser peor. Justamente el relato político es con palabras bonitas y actúan como encantadores de serpientes.

Cuando un gobierno que viene demostrando sus intenciones desde hace 10 años solo en actos políticos faraónicos y de concurrencia obligatoria, y reinaugurando obras para difundirlos en los medios, y por el otro lado sigue muriendo gente en las rutas que son desastrosas, o asesinando gente por falta de una política criminal disuasiva y contundente, o por las muertes por hambre a consecuencia de políticas sociales incoherentes, y clientelistas, y también le sumamos los muertos y heridos como consecuencia de la indolencia de sanear el sistema ferroviario, tenemos la obligación moral de decir que este gobierno “peronista nacional y popular” está haciendo implosión por indolencia social, y que debe ser catalogado como culpable de las atrocidades políticas amparadas en el poder del Estado.

Las consecuencias de la complicidad de los actos de gobierno en una actitud dolosa de los hechos que acontecen día a día son de impostergable accionar de la Justicia Federal por cada área en particular. En otras palabras, la Justicia Federal tiene la obligación de actuar de oficio para impulsar la doctrina de los actos propios contra este gobierno. ¿Qué significa la doctrina mencionada? Respuesta: esta doctrina proclama el principio general del derecho que norma la inadmisibilidad de actuar contra los actos propios. Esto constituye un límite al ejercicio de un derecho subjetivo, de una facultad o de una potestad, como consecuencia del principio de buena fe y particularmente de la exigencia de observar, dentro del tráfico jurídico, un comportamiento consecuente.

La Justicia puede instar a dar cumplimiento aquello que de buena fe la ciudadanía toda comulgó con las promesas emitidas por parte del que emitió dicha promesa y no ha sido cumplida. Las pruebas estarán a la vista de las resoluciones que se emitan por las muertes ocurridas por el falso estimulo a la reorganización del sistema ferroviario y las consecuencias actuales. 

La ciudadanía tuvo expectativas legítimas y que de hecho el Estado no las cumplió después de una década de ejercicio. Dichas expectativas están cifradas en la preservación de la vida de las personas, y los ciudadanos al haber elegido a este gobierno otorgó le la facultad de representación en todos los actos de gobierno y por lo tanto debió cumplir con dicho contrato y por lo visto las consecuencias de dicho incumplimiento surgen estremecedoramente frente a la muerte. 

Yo particularmente opino que si la Justicia Federal no actúa y se siguen produciendo más tragedias con consecuencias mortales en un futuro no muy lejano esa misma justicia deberá rendir cuentas por su falta de acción.

Debemos destacar que los principios generales constituyen normas jurídicas básicas en una organización social que es donde reposa la sociedad. Esto es justicia elemental que no admite excepciones. En el caso que nos ocupa el gobierno han violentado la confianza del usuario de los trenes, y se ha tenido una conducta incoherente, les han mentido, y ha habido una estafa en la confianza suscitada por la promesa de que el sistema en cuestión mejoraría con las inversiones prometidas.

Pregunta. ¿Cuál es el bien jurídico protegido que estamos hablando sobre los hechos producidos por defecto del servicio ferroviario? Repuesta: La vida, ese es el valor supremo. 
La norma penal mediante su función motivadora, debe procurar que los individuos conduzcan su obrar o seleccionen los medios apropiados para el cumplimiento de sus fines, dentro del marco de lo prudente a fin de evitar la destrucción de vidas humanas. La justicia no puede mirar a un costado frente a esta semejante irresponsabilidad.
Por hoy, llegamos hasta aquí. Ya veremos.

Un gran abrazo.
Eduardo Julio Spraggon.

FUENTE:
WWW.FACEBOOK.COM/CRUZADARADICAL